No hay comentarios

9 maneras de mejorar tu salud intestinal

salud intestinal

No podemos negar que hay muchas locuras de bienestar por ahí, y cuando se trata de palabras de moda sobre la salud, “salud intestinal” es una de las más atractivas. Sin embargo, el aumento de las búsquedas en Google sobre “salud intestinal” no se debió a las tendencias de los productos o a los respaldos de los bloggers, sino a las crecientes investigaciones que sugieren que el intestino es uno de los principales factores de nuestra salud general.

¿Por qué importa la salud intestinal?

Cuando el intestino está sano, absorbe los alimentos que comes para que tu cuerpo pueda utilizar todos los nutrientes. Cuando el intestino no está sano, por ejemplo si hay un crecimiento excesivo de bacterias malas o una fuga en el revestimiento del intestino (una condición de salud controvertida que algunos profesionales de la salud creen que existe y otros no), puede ser que los nutrientes no se estén absorbiendo adecuadamente e incluso puede desencadenar una inflamación.

Esta respuesta inflamatoria puede potencialmente aparecer como un gran número de problemas de salud diferentes. No importa cuáles sean tus problemas de salud o tus objetivos (como aumentar la inmunidad, incrementar la energía o desarrollar la musculatura), puede ser una buena idea que empieces por tu intestino.

9 maneras de mejorar la salud intestinal para el final de la semana

1. Añade alimentos fermentados a tu dieta

Los alimentos que se fermentan mediante procesos naturales contienen probióticos que pueden fortalecer el microbioma (o los billones de bacterias que viven en el tracto digestivo). Intenta añadir verduras fermentadas como encurtidos, kéfir, kimchi, miso, kombucha, chucrut y tempeh a tu dieta esta semana. Añadir kimchi o miso a tu salteado y tomar un vaso de kefir como tentempié de la tarde son dos maneras fáciles de hacer de la salud intestinal una parte de tu rutina.

2. Reduce la ingesta de edulcorantes artificiales (o el azúcar añadido en general)

No soy una gran fanática de las limitaciones, pero si te tomas en serio la salud de tus intestinos, los edulcorantes artificiales pueden impedir que el cuerpo se cure cambiando la microbiota intestinal. El azúcar no sólo puede alimentar a las bacterias malas, sino que también puede suprimir el crecimiento de las bacterias buenas. En otras palabras, puedes comer todo el chucrut y el tempeh que tu corazón desee, pero no hará mucha diferencia para tu intestino si estás consumiendo un exceso de azúcar. Si el recorte de azúcar se siente apabullante, empieza con algo pequeño. Toma tu café sin edulcorante o toma un desayuno sabroso (huevos o tostadas con aguacate) en lugar de uno dulce (lo siento, pastelitos oficialmente estamos rompiendo).

3. Deja que tu cuerpo se despierte naturalmente (cuando puedas) y duerme más

Tal vez tu despertador es una necesidad absoluta para llegar a la oficina a las 9 de la mañana, pero lo ideal es que te despiertes de forma natural (basado en el ritmo circadiano) para una salud intestinal óptima. “La microbiota intestinal tiene un ritmo circadiano como el nuestro. Nuestra microbiota intestinal fluctuará en términos de composición y abundancia en función de nuestro ritmo de cuando comemos y dormimos. Si ese ritmo circadiano se interrumpe, vamos a tener problemas.

Esta semana, concéntrate en dormir de acuerdo con el ritmo circadiano natural de tu cuerpo. Acuéstate más temprano si tienes problemas para despertarte por la mañana y déjate dormir hasta que te despiertes naturalmente cuando puedas.

4. Enfocate en el manejo del estrés

Un estudio encontró que el estrés psicológico puede ser capaz de interferir con las bacterias y microorganismos buenos en el intestino delgado. Mientras que algo de estrés puede ser inevitable en estos días (¡tráfico en hora punta!), encuentra actividades que te calmen y reduzcan el estrés. Esta semana, prueba el yoga, la meditación, los baños o la lectura antes de acostarte. Para el manejo del estrés a largo plazo, prioriza las formas en que puedes reducir el cortisol en el cuerpo de manera regular.

Relacionado: 5 consejos para manejar el stress

5. Sorbo de caldo de hueso

Revelación completa, el caldo de hueso todavía me da asco (quiero decir, ¿patas de pollo? ¿espinilla de res? Estoy bien, gracias). Sin embargo, cuando se cocina, el colágeno de estos ingredientes crea gelatina, que puede ayudar a la digestión y a reducir la inflamación, que puede ser increíblemente buena para el intestino.

Intenta reemplazar tu caldo de pollo por caldo de hueso en las recetas, o incluso bebe a sorbos una taza en lugar de té para mejorar la salud intestinal. Si eres vegetariana/vegana (o el concepto de “patas de pollo” te da asco), puedes hacerte cargo de una versión basada en los vegetales.

6. Come más fibra (natural)

La fibra es crucial para la salud intestinal. Claro, cuando estás en un apuro (y con eso quiero decir que estás ejem estreñida), un suplemento de fibra, recomendado por tu doctor, puede hacer el truco para poner las cosas en movimiento. Sin embargo, si buscas mejorar tu salud intestinal general de manera sostenible, haz lo que tu madre solía decirte cuando eras niña y come tus frutas y verduras.

La fibra alimenta a las bacterias buenas de tu intestino. Debido a que las verduras son tan poderosas, agrega más a tu dieta diaria. Prueba particularmente alimentos altos en fibra como peras, arándanos, aguacates, alcachofas, coles de Bruselas, lentejas, etc.

7. Cambia tus productos de limpieza

Se habla mucho de ir “limpia” en estos días, y sí, eso significa incluso con nuestros productos de limpieza. El limpiador de baño o el aerosol que utilizas no sólo puede afectar al medio ambiente, sino que también puede afectar a tu intestino. Un estudio reciente encontró que el uso de los productos de limpieza antibacterianos y antimicrobianos podría afectar negativamente la microbiota del intestino, aunque ese estudio se hizo en el pez cebra, lo que significa que se necesita mucha más investigación para determinar si hay una relación. Cambia cualquier jabón o detergente antibacterial, y reemplázalo con opciones más saludables (o simplemente con agua y jabón).

8. Añade prebióticos a tus comidas

Ya estás centrada en la fibra para mantener las cosas en movimiento, pero los prebióticos son un tipo específico de fibra que actúa como alimento para los probióticos en tu microbioma (es confuso, ¡pero suenan igual por una razón! Necesitas tanto prebióticos como probióticos para una buena salud intestinal). Prueba una cucharada de polvo de inulina en tu café o batido, y carga con productos como plátanos, espárragos, cebolla y ajo, que contienen prebióticos naturales.

9. Confía en tu instinto

Perdona el juego de palabras, pero tu cuerpo realmente sabe lo que es mejor para él, así que presta atención a las reacciones de tu cuerpo. ¿Cuáles son tus antojos? ¿El café te cansa? ¿La col hace que te hinches o el exceso de proteínas te da pesadez cerebral? Aunque podemos identificar algunos beneficios de salud de los alimentos, los cambios en el estilo de vida y las actividades, cada cuerpo es diferente, y sólo tú puedes saber qué es realmente bueno y malo para tu intestino.

Si un entrenamiento pone demasiado estrés en tu cuerpo, o si un alimento que es “saludable” te hace sentir pereza, confía en tu instinto. Dale a tu cuerpo lo que deseas en lugar de lo que crees que “deberías” hacer (por ejemplo, si quieres algo caliente, come un guiso en lugar de obligarte a comer ensalada, o si te sientes agotada, omite tu entrenamiento y toma un baño). Tu cuerpo está destinado a curarse a sí mismo; escucha con atención para poder darle lo que necesita.

¿Cuáles de estos consejos vas a poner en práctica esta semana? ¿Qué te ha ayudado a sanar tu intestino?

Esta información es para propósitos educativos solamente y no tiene la intención de sustituir el diagnóstico o tratamiento médico. No debes usar esta información para diagnosticar o tratar un problema o condición de salud. Siempre consulta con tu médico antes de cambiar tu dieta, alterar tus hábitos de sueño, tomar suplementos o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

También te puede interesar
Centro Oficial Indoor Triathlon
Indoor Triathlon

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú
WhatsApp chat